El 94% de los días los andaluces respiramos aire de calidad

Los andaluces respiramos la mayor parte de los días un aire saludable. Así lo constata el último informe de Medio Ambiente en Andalucía (IMA), elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que confirma la tendencia positiva de los últimos tres años (2011-2014) respecto a la calidad del aire en la Comunidad Autónoma.

Estos datos se han podido desvelar gracias al proyecto denominado ‘Proyección de Emisiones en Andalucía’, impulsado por la Administración andaluza y concluido en 2014. Su objetivo ha sido estimar las emisiones que tendrán lugar en los próximos años en la región a escala municipal, en un horizonte temporal que llega hasta el año 2010. La recopilación de datos se gestiona a través de una aplicación desarrollada expresamente para evaluar el impacto que tendrán las emisiones sobre los niveles de calidad del aire, el efecto que producen sobre los seres vivos, el ecosistema y los valores patrimoniales o artísticos.

Los contaminantes analizados con la herramienta de proyección de emisiones han sido: Dióxido de azufre (SO2), Óxidos de nitrógeno (NOx), Partículas inferiores a 10 micras (PM2,5) y Monóxido de carbono (CO).

El Proyecto de Emisiones en Andalucía desvela que durante 2014, no se han superado los valores límites anuales, ni el valor límite diario, de las partículas inferiores a diez micras. Igual valoración ha podido hacerse para el Dióxido de azufre, las partículas menores a 2,5 micras, el Monóxido de carbono, y otros metales –arsénico, cadmio, plomo…-, con niveles por debajo de los valores límite u objetivo establecidos en la legislación. Por el contrario, se han producido algunos casos de superaciones de los valores límite en el caso del Ozono troposférico (O3); el Dióxido de nitrógeno (NO2); el Niquel y el Sulfuro de hidrógeno (SH2).
En Andalucía, la evaluación de la calidad del aire se realiza mediante el Índice de Calidad del Aire definido por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Se trata de un indicador destinado a ofrecer información al público de manera sencilla del estado de la calidad del aire que respiramos.

En 2014 la calidad del aire en la región ha obtenido la misma calificación que en los años 2012 y 2013. “Los días con situación admisible alcanzan el 94% por lo que la valoración es favorable y la tendencia positiva sigue estabilizada. El 6% de días con calidad no admisible se debe fundamentalmente a niveles altos de partículas inferiores a diez micras y ozono. También se registran casos puntuales de mala calidad en ciertas zonas de evaluación por Dióxido de nitrógeno”, detalla el documento.

Considerando las condiciones meteorológicas y geográficas específicas en Andalucía, el Informe aconseja reforzar mecanismos que contribuyan a reducir las emisiones de sustancias precursoras de partículas y ozono.
La contaminación por partículas en suspensión y ozono está particularmente asociada a riesgos graves para la salud y, por tanto, es uno de los principales problemas de la contaminación de fondo, -la existente en zonas alejadas de focos de emisión directa-. Estos indicadores ambientales ayudan a evaluar la exposición de la población andaluza a partículas inferiores a diez micras (PM10) y ozono (O3), y la contaminación de fondo causada por los dos contaminantes.

En 2014, “el valor del indicador PM10 ha mejorado en Andalucía dos puntos por debajo del valor obtenido en 2013. Mejorando también sus valores de concentración media anual en todas las zonas de evaluación”, confirma el texto.

La evolución más positiva se ha dado en las zonas industriales Bahía de Algeciras y Bahía de Cádiz, en las que la media anual de PM10 ha descendido siete y seis puntos respectivamente, acercándose a los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

El Informe pone de relieve los efectos que las partículas menores de 10 micras tienen sobre la salud: “una gran proporción de estas partículas no son retenidas en las vías respiratorias superiores y penetran hasta los pulmones, por lo que pueden producir irritación de las vías respiratorias, agravar el asma y favorecer las enfermedades cardiovasculares. El efecto va a depender de su composición química y de la susceptibilidad y características del receptor”.

En cuanto a la concentración media anual de ozono (O3), en Andalucía siguen existiendo unos índices altos, que superan el valor objetivo para la protección de la salud. Pues su concentración está muy condicionada por la radiación solar y las altas temperaturas. Sin embargo, en 2014 se ha conseguido reducir un 22% respecto al año 2013.

Anuncios

Acerca de ComunidadRediam

La Red de Información Ambiental de Andalucía (REDIAM), creada por Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (GICA), tiene como objeto la integración de toda la información sobre el medio ambiente andaluz generada por todo tipo de centros productores de información ambiental en la Comunidad Autónoma.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s