Macroinvertebrados marinos, indicadores de calidad ambiental

Los macroinvertebrados marinos constituyen un grupo heterogéneo de organismos tan diferentes como las esponjas, los corales, las estrellas de mar o las caracolas. Tradicionalmente se han utilizado como indicadores de la calidad del medio ambiente que habitan, ya que al ser sometidos a una perturbación ambiental responden con cambios tanto en la diversidad como en la abundancia. Dentro de ellos, los macroinvertebrados bentónicos, que tienen ciclos de vida más largos y están relacionados con el sustrato que habitan, son los que aportan una información más precisa y localizada.

En los últimos años, la comunidad científica ha elaborado numerosos índices como el de biodiversidad de Shannon-Weaver, el Índice de Berger-Parker o el Índice de Margaleff, que permiten medir cambios ambientales y realizar comparaciones entre distintas situaciones. Sin embargo, estos índices, basados en la abundancia de la diversidad de organismos, tienen como principal deficiencia la circunstancia de que una abundancia baja de organismos no necesariamente implica un deterioro ambiental.

La publicación de la Directiva Marco del Agua supuso un importante reto, al que los países Imagenmiembros de la Comunidad Europea han respondido proponiendo distintos índices basados, no sólo en la diversidad, sino en la tolerancia de los organismos, como AMBI, BENTIX, BQI, BOPA, M-AMBI y BO2A.

Los ejercicios de intercalibración, que comenzaron en el año 2004, tratan de establecer una relación entre la calidad conocida de distintas masas de aguas y los macroinvertebrados presentes en ellas, para poder luego extrapolar las conclusiones, en forma de índices, a otras aguas cuya calidad se desconoce previamente.

Andalucía dispone de una larga serie de datos de macroinvertebrados bentónicos y ha participado en todos los ejercicios de intercalibración propuestos por la Comisión Europea. En nuestras costas, la diferenciación entre aguas costeras y de transición, además del gradiente longitudinal que se establece desde Mojácar hasta Ayamonte, hacen que el litoral se divida en numerosas masas de agua que deben ser intercalibradas mediante el cálculo de índices. Éstos permiten definir, para cada una de ellas, no sólo el buen estado ecológico sino la sensibilidad a los cambios ambientales realizados, con el objeto de mejorar la calidad de una masa de agua. Los índices BOPA y BO2A han resultado ser los que presentan una mejor correlación entre los resultados y el estado ecológico de la masa de agua muestreada.

En el IMA 2012 puedes consultar y ampliar esta noticia en el Capítulo III. EVALUACIÓN Y GESTIÓN DE LA CALIDAD AMBIENTAL – Apartado 14. La calidad de las aguas litorales.

Anuncios

Acerca de ComunidadRediam

La Red de Información Ambiental de Andalucía (REDIAM), creada por Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (GICA), tiene como objeto la integración de toda la información sobre el medio ambiente andaluz generada por todo tipo de centros productores de información ambiental en la Comunidad Autónoma.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s