IMA 2012: Las pérdidas de suelo en las distintas provincias andaluzas

La erosión es un proceso natural en el cual se produce la remoción de la capa más superficial del suelo, modelando nuestro entorno a lo largo de periodos de tiempo muy prolongados. Su acción de forma natural, permite la existencia de una delgada capa de tierra sobre las rocas subyacentes al establecerse un cierto equilibrio entre su pérdida y creación a partir de la meteorización de éstas, permitiendo la existencia de todo tipo de ecosistemas sobre la superficie terrestre.

Los principales tipos de erosión que se pueden encontrar son la eólica, causada por el viento, la hídrica, originada por la lluvia y aguas superficiales, y la glacial, provocada por el arrastre de hielo en los glaciares. DImagene todas ellas, la que actúa de forma más extensa en Andalucía es la causada por la lluvia y la escorrentía superficial, especialmente en su modalidad laminar y en regueros. Afectando a menores superficies se sitúan la erosión lateral en cauces fluviales y la erosión en cárcavas y barrancos, a pesar de la existencia de extensos paisajes modelados por esta última (badlands), fruto de la existencia de unas condiciones climáticas más agresivas en el pasado.

La erosión hídrica se convierte en un problema ambiental de primera magnitud cuando el hombre altera el mejor factor protector: la cubierta vegetal, como resultado del uso inadecuado del territorio, que acelera las pérdidas de suelo. La pérdida de este recurso, difícilmente renovable, se puede considerar casi irreversible, ya que sus tasas de regeneración son especialmente lentas y su restauración es tan costosa que para grandes territorios es económicamente inviable, siendo su conocimiento y prevención la más eficaz forma de lucha contra este problema.

En general, para el año 2012 y según se recoge en el IMA de ese año, la evolución de cada provincia ha sido la siguiente:

· En Málaga, a pesar del aumento de la erosividad media de forma apreciable, las zonas afectadas por pérdidas de suelo altas y muy altas sólo experimentan un ligero ascenso sobre lo que sería una situación media, aunque sigue siendo la provincia con mayor superficie afectada por esta problemática. Afortunadamente, el mayor incremento de la erosividad se ha producido en áreas del tercio norte provincial (Depresión de Antequera), donde las escasas pendientes han limitado los posibles incrementos de la erosión.

 · Jaén se sitúa como la segunda provincia con más superficie afectada por pérdidas altas y muy altas, manteniéndose ligeramente por encima de la media. Los ligeros descensos de la superficie con problemas erosivos producidos en Sierra Morena y Sierra de Cazorla se han compensado con los incrementos en las comarcas olivareras del suroeste provincial.

· En Cádiz la superficie afectada por pérdidas altas y muy altas está por debajo de la media. Supone un ligero descenso que está en consonancia con la bajada de la erosividad de la lluvia que se ha producido en las zonas costeras del oeste provincial. De forma contraria a lo sucedido en Málaga, el apreciable descenso de la erosividad en esas zonas no conlleva una mayor bajada de las pérdidas de suelo a nivel provincial, ya que el limitado relieve hace que el nivel de éstas nunca alcancen registros demasiado altos en dichas zonas.

· Córdoba y Granada mantienen una superficie similar afectada por pérdidas altas y muy altas. Sin embImagenargo, mientras en Granada se registra un descenso de casi un 18% de las pérdidas sobre la media provincial, en Córdoba el incremento es de casi el 15% sobre la media, a pesar de que en esta última provincia la erosividad de la lluvia es inferior a la erosividad media. Esta circunstancia es explicada por la alta erosividad de las precipitaciones acaecidas en las campiñas cordobesas, que provocan unas mayores pérdidas de suelo que las reducciones registradas en el tercio norte provincial, donde la torrencialidad de las precipitaciones ha sido menor y su escasez ha provocado una menor erosividad.

· Sevilla presenta una casuística similar a Córdoba, pues registra una bajada de la erosividad media, pero la superficie afectada por pérdidas altas y muy altas sufre un incremento. Estas áreas se localizan fundamentalmente en la Sierra Sur, donde, a pesar de tener un nivel de precipitaciones por debajo de la media, la alta torrencialidad de éstas hace que los niveles de erosividad aumenten también, con el consiguiente incremento de la erosión.

· Almería y Huelva son las provincias que presentan menos problemas de pérdidas de suelo, aunque por causas bien distintas. En Almería es la ausencia de precipitaciones la que determina los bajos niveles registrados mientras que en Huelva su relieve moderado y la alta protección de la vegetación, sobre todo, en el norte provincial donde el relieve se acentúa.

En el IMA 2012 puedes consultar y ampliar esta noticia en el Capítulo II. EVALUACIÓN Y GESTIÓN DEL MEDIO NATURAL – Apartado 06. Suelo y desertificación.

Anuncios

Acerca de ComunidadRediam

La Red de Información Ambiental de Andalucía (REDIAM), creada por Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (GICA), tiene como objeto la integración de toda la información sobre el medio ambiente andaluz generada por todo tipo de centros productores de información ambiental en la Comunidad Autónoma.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s